Pasión, agonía, martirio y santificación de monseñor Romero y Cantata poética a San Romero de América

ISSN: 2007-5316

Pasión, agonía, martirio y santificación de monseñor Romero y Cantata poética a San Romero de América

Esta obra está dedicada a Óscar Arnulfo Romero y Galdámez, arzobispo, mártir y santo de El Salvador (1917-1980), llamado San Romero de América, pues encarnó la opción por los pobres, que la Iglesia latinoamericana adoptó en Medellín (1968), como el mensaje primordial del Evangelio. Al optar por los pobres, la obra pastoral de Romero asumió un carácter profético, que es la dimensión política de la fe; una postura de pastor que cuida y defiende a su rebaño frente a los lobos que quieren devorarlo. Como Jesús de Nazaret, amó profundamente a los pobres y pequeños, y se hizo cargo de ellos y ellas curándolos de sus heridas y poniéndose en su lugar para defenderlos, recibiendo en pago la misma persecución y martirio que su maestro. La voz profética de Romero alcanzó una dimensión trascendente cuando se colocó en medio del conflicto bélico entre el ejército y la guerrilla, en el lugar de la mayoría del pueblo indefenso para conseguir un diálogo entre ambas partes y encontrar un camino de paz. No lo logró durante su vida, pues fue asesinado por los escuadrones de la muerte del ejército. Sin embargo, su legado perduró durante la siguiente década, pasando por incontables mártires que siguieron su ejemplo hasta alcanzar los acuerdos de paz (1992). El papa Francisco recordaba al beatificarlo (2015) que fue mártir no sólo en el altar que lo mataron, sino después de su muerte, pues su memoria fue ensuciada y calumniada por algunos miembros del mismo clero de su iglesia, pero defendida dignamente por el pueblo que él amó y que lo sigue amando.

Este es un pequeño homenaje para mantener viva su memoria, expresado estéticamente por la poderosa narrativa visual del artista salvadoreño Alberto Cerritos y la bella cantata de voces expresada por el poeta mexicano Benito Balam.

Comentarios